08 agosto 2006

¿Carácter o mal genio?

Cuando alguien nos dice que tenemos mal genio, nos sacudimos esa sentencia aclarando que lo que tenemos es carácter, no mal genio. ¿Qué diferencia hay?
Tener carácter es algo positivo. Algo reconocido socialmente, valorado, potenciado. La persona que tiene picardía, que es hábil en las relaciones sociales, que sabe cómo conseguir lo que desea y lo manifiesta desde el trono que se otorga a las personas con carácter, es el modelo a seguir. No admiramos al dócil, valoramos al intrépido. No seguimos el ejemplo del sumiso, perseguimos al inquieto que cuestiona y triunfa. Eso es tener carácter. Planificar racionalmente una estrategia, tener visión, posponer lo superfluo para obtener lo imprescindible.
El carácter es sinónimo de vitalidad, energía e inconformismo diluído en aromas convencionales porque tampoco es del gusto colectivo que uno se salga mucho de la norma.
En cambio, el mal genio encierra todo lo negativo. El propio adjetivo lo introduce. Algo que es malo, difícilmente puede ser admirable.
Nadie quiere tener mal genio, ni que se lo recriminen, ni admitirlo. Es una llamada de atención que nos duele, que nos rebela porque no es algo que podamos incluir en la lista de las virtudes. El mal genio brota sin filtros, se desborda, nos controla e invade. Nos deja abducidos en un cuerpo que grita, impone y no razona. Es un acto visceral.
¿Se puede controlar el mal genio? ¿Por qué no se activa el carácter para frenar el mal genio?
Tenemos muchas ocasiones para comprobar si es posible. El mal genio acecha en cada esquina, en ese encontronazo de tráfico, en aquella discusión política en familia, en las miserias humanas que nos habitan. El rencor, el dolor, la angustia y la represión pueden activarlo. Es muy sencillo.
Tan sencillo, que lo realmente admirable es anularlo. ¿Por qué no nos ayuda el carácter?
Un buen uso de tan aclamada virtud podría ser controlar todo lo que el mal genio puede producir; enfrentamientos insalvables, daño físico y moral, frustraciones y violencia. Pero no, decimos tener carácter y cuando tiene que asomar para poner orden, los escondemos como culebra asustada. Y no nos sirve para nada.
Seguimos siendo unos neanderthales con ropa bien cosida.
Total, el mal genio se come con patatas al carácter...¿dónde está lo admirable del carácter?
Mientras se me presenta la respuesta a esta retórica pregunta, seguiré esforzándome por controlar el mal genio. Sin la intervención del carácter, claro.

9 comentarios:

ENRIQUE dijo...

Tienes razón a las personas que tenemos carácter y mal genio (combinación nada recomendable), nos vendría bien reflexionar antes de actuar. Creo que una buena herramienta para contrarrestar el mal genio es utilizar de manera correcta la inteligencia emocial y a su vez, empatizar más con la/ persona/s que en ese momento le estamos montando el pollo.
Cariño, voy a luchar con todas mis fuerzas para que el mal carácter ya no pueda más conmigo.

Besos y T Q +++
No dejes nunca de cultivar el sueño de escribir..

Tamara dijo...

No dejaré de escribir y contigo a mi lado, siempre será más fácil e inspirador.

TQ

Merche dijo...

Mal genio = Dícese de esa última gota que colma la paciencia de una persona y que –normalente- no tiene nada que ver con lo que le lleva a ese estado de “locura transitoria”. Mal genio, terapéuticamente hablando, excusa para explotar.

¿Solución? no llegar a que ese vaso se llene nunca...complicado si, pero no imposible.

Todos tenemos carácter, todos tenemos mal genio, todos necesitamos sacarlo a veces… es el “mono” particular que nos pertenece así que… no hacerse cruces :-)

Anónimo dijo...

Creo que todos dentro de nosotros mismos por inteligencia entendemos que el mal genio q nos invade (en ocasiones) es negativo; aquí lo que hubiera valido la pena es decir cómo podemos combatirlo, reforzar esta idea tan clara y precisa de lo que el mal genio es..pero complementándolo; ya q, seguramente, muchos lo deseamos saber....gracias

MARISOL dijo...

el mal genio es un sentimiento muy desbordante, durante un corto tiempo te enfocas en lo que te molesta .. y quieres corregirlo de inmediato, por eso explotas, por no pensar como actuar para el futuro si no para el presene.

hay que pensar, respirar profundo, mirarse al espejo, escribir en un papel lo que quieres decir, irte al baño y lavarte la cara, pasar un momento a solas y desatar el mal genio contandote a ti mismo lo que quieres expresar...ojala yo lo siguiera al pie de la letra.

de esta forma evitaras muchos problemas en tu vida.

por el mal genio puedes perder el trabajo, al amor de tu vida, el amor sincero de tu familia.

y si ademas de eso eres una persona egoista, intenta desprenderte de las cosas materiales, ya que como vinimos al mundo asi nos vamos: con las manos vacias. y lo unico que queda es el recuerdo de lo que fuimos y lo que hicimos en el paso por esta amada tierra.

señor jesus,Dios rey eterno y maravilloso, tu que creaste al mundo y el universo entero
quitame este mal genio, que quiere dominarme y acabar con mi vida, me quiere dejar sin amigos, sin amor y sin trabajo, este enemigo que habita dentro de mi, no me deja razonar, exalta mis sentimientos y pelea con mi cerebro, saliendo como las balas de una metralleta hiriendo a todo lo que a su paso encuentre, aleja este enemigo de mi alcance, y con grandioso poder ayudame a dominarlo. amen

lalindamarisol@latinmail.com

Guerrero pacífico dijo...

Hola!!

voy a desenterrar este tema para aportar mi visión, ok?

El mal genio es una energía que vibra bajo por lo que se siente lenta, densa o pesada. Ni es buena ni es mala.

El genio es nuestra capacidad enérgica de crear emociones. El sentimiento es la unión indivisible de un pensamiento, idea o creencia, y una emoción. Los pensamientos inconscientes, o automáticos, crean sentimientos aparentemente fuera de control como respuesta a situaciones vividas. Pero la situación no crea la emoción, el movimiento de energía, sino que somo nosotros conscientes, o no, los que la creamos en función de como percibimos nuestra realidad.

Por tanto, el "mal" genio es nuestro propio engaño mediante la propia ilusión de separación. Un caos, un desacuerdo, cuyo sentido es inevitablemente positivo para uno mismo pues, ante el miedo, con la energía densa nos protegemos atacando o bloqueando los ataques del exterior.

Y ¿porqué es doloroso o causa daño? Porque son bloqueos y nos separan de la energía de alta vibración, ligera y fluida. La que da la vida, la unidad y la armonía en nuestro corazón.

Y ¿porqué duran en el tiempo? Nos identificamos con las emociones, creemos que nos pertenecen, que son parte de nosotros y las retenemos.

Y el "buen" genio?? Es el que se abre y acepta las emociones, sabiendo que él mismo las crea, se permite soltarlas y atravesarlas, aunque sea con dolor. Pues sabe que dándoles la bienvenida con agradecimiento se acaban.


Diana soca dijo...

Me encantaria poder ayudar un gran hombre, muy importante para mi, pero con un mal genio que lo enfrenta a estar siempre solo, pq es imposible convivir con el. Me gustaria encontrar la receta.

Floricienta dijo...

A mi me pasa lo mismo

Floricienta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.